fbpx
, Ondas de choque, Cliniderma 🥇

Ondas de choque

Dermatología avanzada en manos expertas

¿QUÉ SON LAS
ONDAS DE CHOQUE?

Se trata de una tecnología que, mediante ondas acústicas de alta energía atraviesan la piel y llegan al tejido graso. Tienen la capacidad de propagarse por los tejidos y su efecto mecánico produce una cascada de beneficios en las estructuras tisulares:

• Inducen la generación de factores de crecimiento
• Favorecen la formación de nuevos vasos sanguíneos
• Favorecen la permeabilidad de la membrana celular
• Estimulan el metabolismo de las células grasas
• Estimulan el sistema linfático

Además de la ruptura de los septos fibrosos, la vibración que provocan las ondas de choque en los tejidos produce los siguientes beneficios:

• Estimulación del metabolismo de las células grasas.
• Inducción de la síntesis de colágeno y elastina.
• Los nuevos vasos sanguíneos mejoran la microcirculación de la zona, deteniendo así el círculo vicioso de la celulitis
• Fortalecimiento del tejido conjuntivo.
• La estimulación del sistema linfático ayuda a eliminar líquidos y toxinas
• Regeneración de los tejidos.

¿QUÉ TRATAMOS con las ONDAS DE CHOQUE?

PREGUNTAS FRECUENTES

Las Ondas de Choque son ultrasonidos, es decir, ondas acústicas de pulso único, producidas por un equipo tecnológico, cuyos efectos se transmiten por el cabezal de un manípulo y se conducen a través de gel sobre la piel del paciente.

Estas ondas acústicas, alcanzan un pico de presión muy alto en muy poco tiempo y tienen la capacidad de propagarse por los tejidos de nuestro cuerpo, por lo que sus efectos mecánicos y biológicos producen muchos beneficios en las estructuras tisulares.

Al ser un tratamiento que aplicaremos para eliminar la grasa de nuestro cuerpo y en zonas concretas, la forma de aplicación y la vibración que provocan las ondas de choque en los tejidos, producen además los siguientes beneficios:

  • Estimulan el metabolismo de las células grasas
  • Reducen la celulitis
  • Esculpen la figura
  • Alisan la piel
  • Aumentan la tonificación muscular y de tejido conectivo
  • Activan la síntesis de colágeno y elastina
  • Aceleran la formación de nuevos vasos sanguíneos
  • Favorecen la permeabilidad de la membrana celular
  • Fortalecen el tejido conjuntivo
  • Mejoran la circulación sanguínea y linfática
  • Regeneran los tejidos

Nuestras tecnologías y tratamientos cuentan con aval científico que garantizan su seguridad y eficacia. Además, no son invasivos, no requieren cirugías y no producen incapacidad. No alteran el normal desarrollo de la vida diaria

Existen diferentes grados de celulitis y/o flacidez, es por esto que en la consulta inicial alguno de nuestros dermatólogos desarrollará un plan personalizado en el que se determinará la cantidad de sesiones necesarias para tu caso. 

Un dieta balanceada y baja en carbohidratos es esencial para lograr los objetivos propuestos. En Cliniderma te asesoramos en cuales son los cambios alimentarios que debes implementar para obtener los resultados deseados.

No. de hecho dentro del plan de tratamiento nuestros especialistas te aconsejarán un entrenamiento acorde a tu caso. 

  1. Género: La celulitis y la flacidez afecta clásicamente a mujeres, aunque en algunas ocasiones también puede aparecer en hombres.
  2. Dieta: Dietas ricas en carbohidratos, azúcares y grasas saturadas tienden a depositar más grasa en zonas relacionadas con la “piel de naranja”, por lo que se suele agravar el cuadro.
  3. Estilo de vida sedentario: Períodos prolongados de pie y sentado promueven una mayor ectasia sanguínea produciendo alteraciones de la microcirculación,
    promoviendo así la retención de líquidos a nivel subcutáneo, intensificando la celulitis.
  4. Hormonas: Está comprobado, que el problema aumenta en etapas de la vida con niveles más altos de estrógenos (pubertad, embarazo y menopausia)
  5. Embarazo: Asociado al aumento de algunas hormonas y a un aumento de los líquidos corporales. Estos procesos producen un aumento en la producción células adiposas así como una mayor retención de líquidos.
  6. Genética: Tiene gran importancia en la aparición de ésta patología.
Ir arriba